31 mar. 2009

Valencia en Smog


Esta noche, el cielo de mi ciudad parece una mierda.
A media tarde recuerdo que llego una bola a la oficina: "Que vienen los estudiantes, saquen sus carros que van a trancar el Rectorado."
Ni corto ni perezozo, sali raudo con la llave en la mano e hice el obligado trayecto que va desde el portón azul hasta el estacionamiento del Caribbean. Subi tras el carro de una compañera al tercer nivel de estacionamiento (el que da a la intemperie), puse todos los seguros y bajé de nuevo.
No pude evitar darme cuenta de que el ambiente se encontraba cargado de humo, como ese humo que queda de juntar montones de hojas muertas y otras suertes de basura orgánica y prenderlas en candela en pos de una higiénica (pero anti ecológica) manera de suprimirlas.
"Que ya están quemando cauchos alla en la Banaven" bromeaba una. Pero el olor no era a caucho quemado, sino más bien a monte carburado.
A estas horas estoy en el Trigal, asomado por el balcón: Una bruma gris marrón, neblina maluca que pone pesado el ambiente, y estornudamos más.
¿Será acaso buena idea producir bloques Noxer en el país (tal vez un nucleo de desarrollo endógeno), y reemplazar las carpetas de rodamiento (sospecho que esto de carpeta viene de carpet) de nuestas ciudades por gigantescas superficies catalizadoras de contaminación? ¿Servirá de algo el esfuerzo mientras sigamos haciendo fogatas en el Valle?
No lo se. Por los momentos te puedo decir que la brisa aun huele a hojas quemadas...

No hay comentarios.: